aumentar las ventas
Por:
Categorías: Blog

El marketing y la publicidad no es meramente vender un producto. Hay un trabajo de trastienda que hace esencial conocer al público y su comportamiento, como ya os contamos en nuestro anterior post. Hoy os desvelamos los secretos para aumentar las ventas.
Queremos desvelaros algunos de los trucos que los publicistas (siempre mala gente) utilizamos a la hora de trabajar.

¿Cómo puedes aumentar las ventas de tus productos?

1. Vende tu producto dependiendo de las características del mismo

Según los expertos si vendes un producto complejo, como un coche, lo mejor es ofrecer al cliente una razón simple (pero poderosa) para que tome la decisión de compra. ¿Os suena: “Te gusta conducir?”. BMW no enseña su producto pero vende sensación de libertad. De esta forma, las especificaciones básicas para tomar la decisión de compra estarán en la mente de consumidor cuando vayan a decidir .

Todo lo contrario ocurre con productos sencillos. Para este tipo de productos interesa añadir alguna información compleja para que el cliente se decante. Por ejemplo un producto como la pasta de dientes debe resaltar aspectos como que blanquea y contiene flúor.

Para aumentar las ventas lo primero que tienes que conocer es cómo es exactamente tu producto.

2. Da pautas a los consumidores para ayudar a su fidelización

Asociar rituales a una marca puede ayudar a crear grupos de fans fieles a la misma.
Los rituales se pueden utilizar para conseguir fidelizar a los clientes a una marca. El mejor ejemplo: “La cerveza Coronita se sirve en todo el mundo con una rodaja de limón en el cuello de la botella, un ritual inventado en California en 1981” Y funciona!! Un pequeño ritual hace que las ventas se disparen.

Ya sabes, si quieres aumentar las ventas tienes que conseguir que tu producto tenga un ritual asociado, nosotros podemos darte ideas.

3. Encuentra el local en el que debes vender nuestros productos

Otro de los factores que afectan en las decisiones de compra de los usuarios es el diseño del local. Los techos altos producen una sensación de libertad y eso facilita el proceso de asimilación de información mas abstracta, facilitando la compra compulsiva.

Por el contrario, los techos bajos provocan el efecto contrario, transmiten la sensación de estar en una prisión, lo que hace que el cerebro procese mejor la información de forma más detallada y que las personas se centren en cosas más especificas, prestando especial atención en los defectos de diseño de los productos (se vuelven mas críticos).

El local que escojas es, por tanto, clave para aumentar las ventas. Tu consumidor tiene que sentir exactamente lo que tú quieras que sienta al entrar en tu negocio.

aumentar las ventas

Como veis, el trabajo de los publicistas (siempre mala gente y manipuladores…) conlleva una labor de estudio del mercado y su público.

En el fondo, todo es predecible. Aunque, si quieres. la publicidad -como siempre- te hará único.