la intimidad del consumidor
Por:
Categorías: Blog

Vale, es verdad. Uno de los trabajos más importantes y necesarios para el éxito de una Agencia de Publicidad es conocer al público, y en cierto modo, adentrarse en la intimidad del consumidor. Cuanto más exacta sea la radiografía del usuario mayor información tendrá la agencia para crear esa necesidad de consumo y aumentar las ventas de su cliente.

Pero, ¿dónde situar esa, casi inexistente, línea de la intimidad del consumidor? Da miedo.

Estamos de acuerdo que los hábitos de la población están en constante cambio y que los “charlatanes” se han convertido en auténticos ingenieros publicitarios capacitados para espiar y descubrir. Cada persona está expuesta a su lupa. Cada comportamiento, emoción, forma de vida etc. se procesa para una misma finalidad: “Necesitas mi producto”.

Nadie escapa. Se analiza hasta el más mínimo detalle.

El Gran Hermano que todo lo ve… Un experto en adentrarse en nuestras vidas y dejar la intimidad del consumidor expuesta a todo el que pague por ello

¿Habéis leído 1984 de George Orwell? Una novela que viene a mi cabeza cada vez que me pongo a realizar un estudio de mercado a través del gigante de las búsquedas…

Google, lider indiscutible a nivel mundial, analiza a los usuarios en base a sus búsquedas. De esta forma tiene un perfil detallado de gustos y comportamientos de cada uno de nosotros. Wojciki (vicepresidente de marketing y publicidad de Google – con ese nombre es lo menos) asegura que “todo sucede durante la sesión y que no se guarda información para después”.

intimidad-del-consumidor

¿Nos lo creemos?

Hemos hecho la prueba. En varias sesiones y en varios días diferentes, hemos buscado recetas y utensilios de cocina. Los días posteriores, cada publicidad recibida ha estado vinculada siempre a este sector. ¿Casualidad?

Como usuario: ¿Hasta donde vamos a dejar que nos espíen? ¿Hay límites para vulnerar la intimidad del consumidor?

Como agencia: Bailad malditos bailad mientras tocamos nuestra mejor melodía.