olimpiadas
Por:
Categorías: Blog

A la tercera no ha sido la vencida y somos muchos los que nos habría gustado vivir unas Olimpiadas en la capital. Nos hubiera dado la oportunidad de vivir una avalancha de publicidad y, a nosotros, personajes extraños de este mundillo, nos hubiera encantado

A pesar de ello, nos ha facilitado un pretexto perfecto para echar la vista atrás y ver cómo la publicidad ha aprovechado estos eventos deportivos.

¿Preparados? ¡Listos! ¡Ya!

Como no podíamos empezar de otra manera, el amor de las madres es el elemento principal de la campaña de P&G en los Juegos Olímpicos de 2012.

TYC Sports muestra “los contrastes” en una sociedad gracias al deporte. Londres 2012.

La enemistad eterna también tiene un hueco en la Olimpiadas e InGame lo mostró en Beijing 2008.

No podían faltar nuestras Olimpiadas 92 en Barcelona con Cobi y Colacao

Por último, una mirada al pasado. En 1984 éramos mucho más fáciles de convencer, así Sanyo se publicitaba en Los Ángeles.

¿Qué ha pasado para que Madrid haya vuelto a quedarse sin Olimpiadas?

Por otro lado, es el momento de valorar por qué no ha funcionado la presentación de “Madrid 2020”. Quizá fue el logo con forma de chancla? Quizá necesitaríamos que Alberto de Mónaco se quedara en casa (que parezca un accidente)?… Quizá fue ese inglés de colegio bilingüe que fomenta la Comunidad de Madrid?… Quién sabe?

En nuestra humilde – y malvada- opinión queremos reflexionar sobre el tema: Se trataba de vender a Madrid como la mejor candidata para unos Juegos Olímpicos (señores eso se llama Publicidad) . Para ser mejor que otro, se necesita un reclamo único que no tengan otras ciudades, y nosotros (Spanish is different) presentamos – una vez más – el eterno efecto del “Sun” (me pareció ver en un plano del video de presentación a José Luis López Vázquez persiguiendo alemanas).

la publicidad en las olimpiadas
Tokio presentó tecnología avanzada. Estambul se atrevió a presentar su cultura islamista abierta a Europa (de hecho sólo aparecen dos mujeres con la cabeza cubierta en su video). Y en España, digan lo que digan, seguimos con la imagen del sol, el flamenco y la pandereta.

Nos habremos quedado sin Olimpiadas pero siempre podremos disfrutar de “a relaxing cup of café con leche”, eso sí , siempre bajo el “sun” español.