BQZ9iCV
Por:
Categorías: Blog

Sí, sí, ya lo sabemos, en los últimos días os han petado todas las redes sociales de noticias, comentarios y opiniones sobre el nuevo logo de Google. Somos conscientes de ello, y os prometemos que hemos intentado contenernos, pero es que en Amor de Madre no se nos da bien resistirnos a las novedades, así que aquí os dejamos nuestras impresiones sobre este cambio de diseño en el buscador de buscadores.

Comprenderéis nuestra sorpresa cuando, nada más levantarnos, encendimos el ordenador – aún con el ojo medio cerrado – y, como es de rigor, nos detuvimos a ver el doodle diario del buscador. A ver qué chorradita nos ofrece hoy Google para perder el tiempo. Pero no, no era ninguna chorradita. El doodle consistía en una mano que borraba el tradicional logo de la Compañía, y dibujaba otro en su lugar. Y ya. Que no es que fuera el día internacional de la tipografía Sans Serif ni nada por el estilo. No, no. Era eso. Estaba pasando. Google había cambiado su logo.

gif2

Una vez logramos asimilarlo, llegó el inevitable análisis; ¿Me gusta? ¿No me gusta? No sé, es Google, y Google mola, me tendrá que gustar, ¿no?. Es verdad que es más moderno. Si, bueno, la simplicidad es lo que se lleva. Pero ¿me gusta, o simplemente me voy a acostumbrar a él sin más? Bueno, espera, ¿es que acaso me gustaba el anterior? Y lo más importante, ¿en serio les voy a tener que decir a mis hijos que el logo de Google en mi época no era así? Venga, hasta luego. En definitiva, hubo tantas, tantas preguntas sin respuesta que decidimos analizarlo en frío.

El logo no nos disgusta, que eso no quiere decir que nos entusiasme, pero entendemos la intención. Según Google, querían hacerlo más versátil y adaptable a todos los dispositivos, además han añadido una versión más simple, en la que solo aparece la G compuesta por los cuatro colores. Y claro, nadie puede negar la limpieza y el toque moderno que una Sans Serif aporta. Ahora bien, nadie puede negar que ha perdido personalidad (si bien han respetado los antiguos colores) y que podría perfectamente formar parte de la portada de un libro de Conocimiento del Medio. De todas formas, no nos desagrada demasiado, y seguramente podamos acostumbrarnos y seguir adelante con nuestras vidas.

aa388__Android__iconos-logo-google

Ahora bien, hemos de mencionar que nos preocupa la cantidad de exageraciones que hemos visto en las redes sociales. Desde aquellos que se planteaban el suicidio si Google no volvía a su logo anterior, hasta aquellos que lo reverenciaban como al dios Ra. Todo esto pasando por aquellos que decidieron ceder a la presión social y ponerse en plan “qué bebé más mono”, aunque piensen descaradamente lo contrario.

En fin, queridos nuestros, esperamos que os acostumbréis pronto, y que no os haya supuesto ningún trauma grave. Nosotros sabemos superaremos todo…

excepto lo de contárselo a nuestros hijos, eso no.